Ciudades Inteligentes 2017: tendencias del Internet de las cosas en las “Smart Cities”

En noviembre de 2015 “El Estudio y Guía Metodológica sobre Ciudades Inteligentes” clasificaba los servicios de una ciudad inteligente en base a tres grupos, según fueran para:

  1. La Ciudad
  2. La Atención y Relación con el Ciudadano
  3. El Soporte a una Ciudad Inteligente

La óptima gestión de estos servicios junto con una eficiente gestión de los activos físicos será, sin la menor duda, una característica diferencial de la Ciudad, que la permitirá convertirse en un poderoso imán para la inversión y el talento.

Para convertir una Ciudad en “Smart City”, la tecnología es la clave y un eje vertebrador de los tres grupos anteriormente citados.

Las tendencias en todo lo referente a #IoT habilitaran a la Ciudad (Grupo I), a interactuar con el ciudadano (Grupo II), siendo el cimiento de soporte a una Ciudad, en adelante “Inteligente” (Grupo III).

Para las Ciudades Inteligentes la seguridad y los servicios públicos son elementos clave, ya sea porque una ciudad esté buscando farolas más eficientes e inteligentes, una eliminación más eficaz de los desechos o incluso detección de armas de fuego, por lo que podemos destacar algunas soluciones basadas en #IoT que son tendencia en diferentes ciudades.

  1. Bigbelly

Bigbelly es un sistema inteligente de reciclaje y desecho que ha sido desplegado en los 50 estados de los Estados Unidos y en 50 países entre los que se encuentran Finlandia, Bélgica, Austria o Dinamarca.

Proporciona un contenedor de basura compactado por energía solar que permite un incremento de capacidad hasta cinco veces superior a la cantidad estimada en un contenedor tradicional, y que prealerta al operador o departamento correspondiente de la “Ciudad Inteligente” cuando necesita ser vaciado.

Esto significa que el número de “desecho” basura” una vez compactado se puede reducir entre un 70 y 80%, siendo un servicio mas eficiente que permite mejorar la estética y la salubridad de las calles con sistemas de recogida tradicionales (no neumáticos).

Filadelfia, San Diego, Los Ángeles, Nueva York y Chicago se encuentran entre las ciudades que utilizan los contenedores de basura Bigbelly. Para cuando en España? Si os interesa, Bigbelly esta buscando un partner: http://bigbelly.com/international/

  1. ShotSpotter

ShotSpotter es el paradigma de la detección de armas de fuego. Una tecnología de vigilancia acústica que utiliza sensores sofisticados para detectar, localizar y alertar a las agentes de la ley y Fuerzas de Seguridad en tiempo real.

La tecnología detecta disparos y conecta a las agencias policiales ayudando a realizar su labor. Las alertas digitales en tiempo real incluyen una ubicación precisa en un mapa (latitud / longitud) con los meta-datos correspondientes, como la dirección, número de disparos, tipo de disparos, que son enviados a cualquier dispositivo móvil.

En ciertos países y ciudades, los disparos son indudablemente uno de los aspectos más peligrosos de la vida urbana. Esperemos que los “SEE”, tecnología de detección de disparos como parte del diseño de una Ciudad Inteligente no sean necesarios en España.

  1. Quioscos digitales (Cartelería Digital)

Un quiosco digital puede ofrecer información sobre restaurantes, tiendas y eventos en el área próxima y puede sincronizarse con un teléfono móvil para proporcionar datos adicionales si fuera necesario.

KCMO = el Smart City más conectado del mundo

Kansas City es ahora la ciudad más conectada del mundo “Smart City” gracias a la instalación de tecnologías de vanguardia que mejorarán las experiencias cotidianas de los ciudadanos. El corredor Smart City sigue la ruta del tranvía (2 millas de largo) y permite el uso de datos en tiempo real para ofrecer servicios de manera más eficiente.

Las personas pueden ver una visualización de los datos en un mapa que muestra el estacionamiento disponible, el flujo de tráfico y los puntos calientes de los peatones, así como la ubicación de los tranvías. En el medio plazo, en la infraestructura crecerá lo que ayudará a la toma de decisiones a al ahorro  a través de sistemas de alerta de reparaciones y mantenimiento, suministros, etc.

  1. Luminarias inteligentes

Las farolas con LED conectadas son la manera más fácil para una ciudad de agregar tecnología inteligente. Si bien el beneficio más tangible es la optimización de los consumos, otro de los factores clave es el aumento de la sensación de seguridad, porque las luces se iluminan automáticamente cuando hay varias personas en la zona, y oscurecer cuando no hay nadie alrededor.

En Estados Unidos la Ciudad de Los Ángeles, ha reemplazado viejas farolas con versiones inteligentes. Con los ahorros en los consumos, en pocos años queda amortizada la compra y la instalación de luces inteligentes LED. En Los Ángeles, la ciudad ahorra casi 9 millones de dólares, como resultado de su decisión de invertir 57 millones para sustituir casi el 80% de sus 215.000 viejas farolas.

Más “cerca” de nosotros, Santander implantará en breve un sistema de telegestión en su alumbrado público, que pasará a estar formado por luminarias LED. El  en los próximos meses, el Ayuntamiento sustituirá las 23.000 luminarias de la ciudad, la iluminación ornamental de varios edificios y mejorará el sistema de 300 centros de mando, con un presupuesto de 11 millones de euros.

santander-jpg

El plan de mejora en la eficiencia supondrá un ahorro del 80% del consumo energético y evitará la emisión 11.000 toneladas al año de emisiones CO2 y el consumo pasará de 21,4 kilovatios hora al año a 4,3 Kv, generando unos ahorros de más de 1 millón de euros.

Los trabajos que comenzarán el próximo mes y serán realizados con la tecnología LED de Link WEB Philips Lighting, que permiten la gestión remota de todo el sistema de alumbrado y su control punto a punto.

  1. Sensores de aparcamiento

Imagine conducir por una ciudad y acceder a una aplicación móvil que le indique cuándo hay disponible un lugar de estacionamiento. Los sensores de estacionamiento hacen que esto suceda enviando una señal que indica si se toma un lugar de estacionamiento. Las ciudades europeas fueron los primeros en adoptar esta tecnología. En París, Francia, el residente promedio pasa cuatro años de su vida buscando un lugar de estacionamiento, según Cisco.

Con el uso generalizado de los sensores de estacionamiento, el tráfico en París ha disminuido radicalmente. Kansas City es una de las primeras ciudades en los Estados Unidos en agregar sensores de estacionamiento, pero muchas otras ciudades lo están testando.

Luis del Barrio

Director de Relaciones Externas en THE MAIL COMPANY 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.